Fundación Iglesia Protestante de Estambul
Fundación Iglesia Protestante de Estambul

Declaración de Fe

Este es un extracto del documento:REGLAMENTO DE CULTOS.

2.1.      La Biblia (Antiguo Testamento: Tora, Zabur y Nabi; y Nuevo Testamento: Injil; Lc.24:44) es, en la totalidad de sus textos originales (en Hebreo, Arameo y Griego), la Palabra inspirada e inerrable de Dios (2Ti.3:16,17; 2P.2:20-21; 3:15-16). Es la única fuente autoritativa y suficiente, para determinar la doctrina y la práctica en asuntos de fe (1Co.4:6; 2Ts.3:14-15). El proceso de inspiración y revelación escrita quedó sellado (finalizado) con la venida de Cristo y con la fijación del canon del Nuevo Testamento (Lc.16:16; Ap.22:18-19).

 

2.2.      Existe un sOlo Dios (Dt.6:4; Mr.12:29); creador, sustentador, soberano y juez del universo; omnipotente, omnipresente y omnisciente. Quien se ha revelado como Padre (ESENCIA invisible), Hijo (VERBO eterno) y Espíritu Santo (POTENCIA divina); existiendo en estas tres PERSONAS desde la eternidad hasta la eternidad como un solo y único SER divino (Gn.1:1-3; Mt.28:19). Dios es amor (1Jn.4:8, 16) y su propósito final es compartir su dicha eterna con los redimidos (1Ti.2:4-5).

 

2.3.      El ser humano ha sido creado para disfrutar de una relación de amor y devoción a Dios, deleitándose en El y glorificándolo en todo (Jn.4:23-24; Is.43:7, 21; 1Jn.4:7-8). Pero por cuanto todos los hombres han pecado, todos han sido destituidos de la gloria de Dios (Ro.3:23) y son totalmente incapaces de reunir méritos para satisfacer las demandas divinas de justicia y santidad (Ro.3:10-20), habiendo heredado de sus padres la condición caída (Ro.5:12; 1Pe.1:18). Por lo cual, por nacimiento y en tanto no se rinden al Salvador, están bajo el justo juicio de Dios (Jn.3:18, 36; Ef.2:1-2).

 

2.4.      Jesucristo es el Salvador anunciado por todos los profetas (Lc.24:27; Hch.3:18), el Verbo de Dios encarnado por el poder del Espíritu Santo a través de la Virgen María (el término Hijo de Dios tiene un significado meramente espiritual y no biológico; Jn.1:1-3, 14, 18). Su vida sin pecado, su muerte expia­toria y su resurrección al tercer día (Jn.1:29; 1Co.15:3-4), son el único mérito, eternamente válido, necesario y suficiente para salvar al hombre de la perdición eterna (Ro.5:18; He.5:9-10). Ascen­dido a la diestra del Padre tras vencer a la muerte, el Salvador vive siempre para interceder por los redimidos (Ef.1:20-23; He.7:25).

 

2.5.      Todo aquel que por un Arrepentimiento genuino y la Fe en Jesucristo como Señor y Salvador personal se entrega incondicionalmente, es justificado ante Dios sin que sus obras se le imputen como mérito (Ro.3:24-25; 4:4-8). Todo beneficiario de esta salvación, como resultado de esta gracia y en expresión de su devoción y gratitud (Ro.5:1-2; Ef.1:6, 12, 14), se somete en obediencia al Señor (Ro.1:5; 15:18-19; 16:26), buscando agradarle en todo y esforzándose en practicar buenas obras, las cuales Él preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (2Co.5:9; Ef.2:8-10; 1Jn.2:6).

 

2.6.      El Espíritu Santo, en el momento de la conversión produce un nuevo nacimiento en el espíritu del creyente, estampándo a la vez su sello como garantía de la herencia eterna del redimido (Jn.3:3-8; Ef.1:13-14). El Espíritu Santo habita permanentemente en el creyente (Jn.14:16; Ro.8:9), lo fortalece plenamente para que prosiga una vida de comunión con Dios y santidad (Gal.5:22-23), y lo capacita equipándolo con dones espirituales para que se dedique al servicio de los demás en, a través y a disposición de la comunidad de creyentes (1Co.12:4-7, 11).

 

2.7.      Todos los salvos forman la Comunidad de Fieles (la Iglesia; Hch.2:47), que se organiza y reune regularmente en congregaciones locales para practicar la adoración y culto, satisfacer conjuntamente sus necesidades espirituales, practicar su fe, crecer en madurez y en el aprendizaje de la Palabra de Dios (Hch.2:42). A parte de los líderes reconocidos por cada congregación local, no se aprecia en el N.T. ningún sistema de gobierno centralizado que abarque a todas las iglesias. Jesucristo es la Cabeza única e intransferible de la Iglesia Universal (Ef.1:22; 4:15; 5:23; Col.1:18).

 

2.8.      Satanás, quien fué creado como un ángel perfecto, en su autocontemplación y soberbia se reveló contra Dios (Is.14:12-15; Ez.28:12-19), constituyéndose en su enemigo por excelencia. Vencido en la cruz conforme a la promesa divina (Gn.3:15; Is.3:15: 1Jn.3:8), ha sido despojado de sus ‘armas (Mt.12:28, 29; Col.2:15), pero continúa cegando el entendimiento de los incrédulos con sus engaños (2Co.4:4). Los creyentes reciben del sacrificio de la cruz y de la presencia del Espíritu Santo, la fuerza y la gracia para vencerlo (Ap.12: 10-11), resistiendo en fe y obediencia sus mentiras, tentaciones y ataques (Ef.6:10-18; Stg.4:7; 1P.5:9).

 

2.9.      Jesucristo ha prometido regresar a la tierra en persona para consolidar su reinado de paz y justicia (Mt.25:31). En EL Fin DEL MUNDO que conocemos, los muertos resucitarán para presentarse al Juicio Universal, donde los salvos serán destinados a una felicidad de comunión sin límites con Dios y con todos los redimidos, mientras que aquellos que hayan rechazado la gracia divina serán entregados a una perdición y vergüenza eterna, destituidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder (Mt.25:46; Jn.5:29; 2Ts.1:9; Ap.21:1-7; 22:1-5).

 

 

      Tour virtual de 360°  

Dirección:

 

Minibüs Yolu No: 85/1,

ALTINTEPE, Maltepe 34840, Estambul, TURQUIA,

 

Teléfono: +90 216 366 94 94

Fax: +90 216 366 94 94

E-mail: istpc@mail.com

In Memoriam:

A los mártires de Malatya, Turquía, 2007. Versos de Necati

¿Más información?

 

Rellene nuestro formulario de contacto. ¡Gracias!

 

Deje sus comentarios en nuestro libro de visitas

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Fundación Iglesia Protestante de Estambul

Página web creada con 1&1 Mi Web.